EL PRESENTE Y FUTURO DE LAS MUJERES EMPRENDEDORAS EN MÉXICO

EL PRESENTE Y FUTURO DE LAS MUJERES EMPRENDEDORAS EN MÉXICO

Como padre de 2 hijas, una estudiando actualmente la carrera de psicología y otra ya profesionista, nutrióloga con diversos diplomados y actualmente estudiando la maestría en nutrición deportiva, me di a la tarea de investigar un poco más acerca del papel que desempeña la mujer en nuestro mercado laboral respecto al tema de poder emprender, esto sobre todo para tratar de entender un poco el futuro que pudiera estarles esperando, por lo que revisando diversas fuentes de información, dejo un pequeño resumen de lo que pude encontrar respecto a este tema.

Después de Chile, México es el segundo país de América Latina, en el que las mujeres tienen mayores oportunidades para emprender, sin embargo, esto pudiera darnos a entender que la situación sería propicia para estas emprendedoras, pero la realidad desgraciadamente es otra.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), sólo tres de cada diez Pymes que se abren en nuestro país son encabezadas por mujeres; además de que sólo también el 19% de los emprendedores en México son mujeres. Hablando sólo de las mujeres, el 49% tienen entre 18 y 34 años, mientras que el 41% tiene entre 35 y 54 años.

Considerando el nivel escolar en México, dato importante a considerar, las mujeres tienen mayor tasa de graduación de educación universitaria que los hombres (21% comparado con 18%), entonces no es sorpresa ver que el 65% de las mujeres emprendedoras tienen estudios universitarios, frente al 53% de los hombres.

El INEGI también detalla que entre los motivos más importantes que tienen las mujeres para emprender, se encuentran:

  • 29% desea tener un negocio propio e independencia.
  • 20% tiene necesidad de elevar su calidad y nivel de vida.
  • 20% lo hace por gusto.
  • 18% busca continuar el negocio familiar.
  • 13% porque perdieron su empleo y decidieron emprender.

Entendiendo los antecedentes, las características y motivaciones de las mujeres emprendedoras, podemos entonces entrar a conocer cómo son las empresas lideradas por mujeres en México, y aunque a las mujeres todavía les cuesta más trabajo decidirse a emprender, cuando lo hacen, fracasan menos que los hombres.

Las mujeres mexicanas pueden atribuir su éxito como empresarias a su tenacidad, constancia y trabajo, además de la confianza en ellas mismas y en lo que hacen, también sienten una gran motivación en la realización de sus sueños. Un buen número de emprendedoras habla de la necesidad de salir adelante sobre todo para mejorar la calidad de vida para ellas y sus familias.

Otro factor mencionado con frecuencia es la buena calidad de sus productos y el profesionalismo con el que brindan sus servicios, además de contar con conocimientos y preparación constante. Y hablando de sus productos, las emprendedoras mexicanas sienten orgullo por la innovación y creatividad que aportan a sus mercados.

Un dato sumamente interesante es que a pesar de que las empresas lideradas por mujeres suelen ser menos tecnológicas e industriales, de ellas ofrecen productos o servicios únicos en el mercado, algo que las hace las más “innovadoras”.

Si hablamos de ganancias, el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección detalla que las empresarias destinan más del 70% a su comunidad y familia, mientras que los hombres sólo inyectan a ese rubro entre 30 y 40% de sus recursos.

Otro dato que hace constancia de lo buenas que son las mujeres al frente de las empresas es que ellas cuentan con planes de negocio más sólidos y buscan más canales de financiamiento cuando los necesitan, puesto que de cada 100 mujeres que solicitan un préstamo para invertir en su empresa, 99% salda su deuda por completo.

Pero pese a todo lo anterior, y aunque en los últimos años se ha hecho un esfuerzo importante para disminuir la brecha de género en el sector empresarial, la realidad es que aún son muchos los obstáculos que tienen que enfrentar las mujeres para participar de forma equitativa en el mercado laboral y en el mundo empresarial, pues social e históricamente a las mujeres se les ha impuesto la responsabilidad del llamado “trabajo doméstico”, lo cual tiene dos efectos en su incorporación al mercado laboral:

  • Disponen de menos tiempo para dedicarlo al trabajo remunerado.
  • Las actividades de cuidado del hogar se trasladan cada vez más al ámbito de las actividades productivas.

Para diversos expertos, las desigualdades de género que prevalecen en los mercados laborales de Latinoamérica provocan que las mujeres se ubiquen en trabajos relacionados con el comercio y servicio doméstico, de medio tiempo y con salarios bajos. Sin duda estos roles tienen un efecto negativo en las expectativas profesionales, siendo las mujeres de bajos recursos las que tienen mayores problemas para insertarse al mundo laboral.

Es común escuchar que en México no hay reglamentaciones para conciliar el trabajo y la vida familiar y que son insuficientes las políticas de horario flexible o trabajo remoto. A esto podemos agregar la carga del trabajo no remunerado. Para poner en perspectiva el tema del trabajo no remunerado hay que comprender que las mexicanas dedican 4 horas diarias más a tareas del hogar y el cuidado de la familia que los hombres.

Por todo lo anterior, entonces es de suma importancia entender que para que exista el crecimiento económico en un país, éste debe de estar ligado indudablemente al empoderamiento económico también de las mujeres. La buena noticia es que las emprendedoras mexicanas van por muy buen camino y siguen cambiando para el panorama de los negocios al volverse cada vez más protagónicas gracias a sus ideas innovadoras y al éxito de sus compañías, por lo que de seguir así, pueden en un corto plazo, estar disminuyendo la brecha de género que actualmente existe.

Share this post
Profesionista con amplia experiencia laborando dentro de las áreas contables, administrativas y financieras; desarrollándome principalmente en Grupos Corporativos, liderando Dirección de Finanzas y Gerencia Corporativa de Tesorería, fungiendo como responsable de optimizar los recursos económicos y financieros así como de analizar, definir y dirigir los excedentes de efectivo y financiamientos requeridos para las empresas de los grupos en que he laborado, trato directo y relación con instituciones financieras para determinar los instrumentos de inversión, financiamiento y coberturas cambiarias, así como el análisis de proyectos de inversión, análisis de riesgos, captación de recursos, y contratación de líneas de crédito y tramites notariales. Teniendo bajo mi responsabilidad los departamentos de contabilidad, tesorería, cuentas por pagar y crédito y cobranzas.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart