Felicidad práctica

Felicidad práctica

En los últimos meses, he leído y escuchado muchos libros, podcasts y pláticas motivacionales intentando explicar hábitos que nos restan alegría y aconsejando realizar actividades para alcanzar la verdadera felicidad. Sabemos que las redes sociales y sus likes, la ropa, los carros, las joyas, todo aquello que intentan vender los medios masivos, nos llenan de una felicidad, no podemos decir que falsa, pero sí momentánea, de corto plazo. Entonces, ¿qué es lo que debemos hacer para ser verdaderamente felices? ¿En qué debemos enfocar nuestro esfuerzo y nuestro tiempo para enriquecer nuestra existencia?

He aquí unos consejos prácticos recopilados a partir de lecturas y experiencias que espero te sirvan. El orden de las actividades no indica preferencias.

1.       Meditar- Es el preferido de los libros más vendidos y del tema de moda: mindfulness. ¿Qué nos dicen de la meditación? En pocas palabras, se habla de que vivimos en un mundo muy estresante en el que nuestra mente se encuentra intentando arreglar temas del pasado o preocupada por un futuro incierto. Todo este ir y venir solamente consigue tristeza y angustias. La paz mental se consigue viviendo en el presente. La meditación, ayuda a traer nuestros pensamientos al momento y a mantenernos en el aquí y en el ahora. Contrario a lo que mucha gente piensa, mindfulness no se practica intentando no pensar, se logra al concentrarnos en nuestra respiración o en algún objetivo, y cuando nuestra mente intenta dejarnos, debemos regresar de nuevo a nuestro punto de enfoque. Un concepto nuevo que aprendí recientemente: micromeditaciones, también pueden ayudar a cumplir el propósito. Lo que se busca con estas micromeditaciones es encontrar momentos en tu día, en donde es necesario hacer un break emocional o mental, y convertirlos en minutos de paz. Por ejemplo, cuando te estás lavando los dientes y logras enfocar tus pensamientos a las sensaciones del cepillado, al olor de la pasta de dientes, controlas tu respiración, te colocas en el presente. Puedes encontrar meditaciones guiadas en YouTube y en Spotify.

2.       Un hobby, aprender algo nuevo- Recuerdas cuando eras pequeño y el simple hecho de aprender algo nuevo, llámese: abrocharse las agujetas, te causaba felicidad. Ese sentimiento de sentirte realizado lo puedes motivar a cualquier edad. Cuando nuestra mente se concentra en aprender algo nuevo, no solamente estamos trabajando y enriqueciendo nuestras neuronas, sino que también nos concentramos, nos hacemos presentes. Además, aprender un nuevo hobby nos puede llenar de felicidad, siempre y cuando lo hagamos por diversión, por entretenimiento, sí con ganas de mejorar, pero no con la finalidad de convertirte en experto. Lo que buscamos es la alegría momentánea y el sentimiento de realización que repercute en nuestra felicidad. Puedes meterte a una clase formal o simplemente, gracias a internet, encontrar una dentro de los miles de cursos en línea, incluso gratis.

3.       Escribir- Muchos terapeutas recomiendan escribir para identificar problemas del pasado que nos provocan tristezas, incluso depresión, o para encontrar todos aquellos pensamientos que nos angustian. Escribir nos ayuda a poner en palabras los sentimientos que tenemos atorados y por consiguiente, a liberarnos de ellos, o por lo menos, nos permite identificarlos para trabajarlos. Otra manera en la que podemos hacer uso de esta actividad, y esta puede ayudar a muchas personas que tienen problemas con el insomnio, es escribiendo un diario antes de dormir. Narra en una página lo que hiciste en el día y lo aprendido, acto seguido, anota lo que quedó inconcluso y los pendientes del día siguiente. De esta manera, liberas tu mente y duermes tranquilo. No olvides incluir todo aquello por lo que te encuentras agradecido.

4.       Ejercicio- Sabemos que el ejercicio produce endorfinas que ayudan invariablemente a la felicidad. Dedicarle un momento del día a ejercitarnos, además de beneficiarnos con la salud física, nos va a ayudar con nuestra salud mental. Intenta estar presente, enfócate en lo que estás haciendo, en tu cuerpo, tu respiración. Si durante toda la hora que le estás dedicando al deporte, tu mente, en lugar de estar presente, se dispersa y se preocupa por los pendientes del día, te estás perdiendo de la mitad de los beneficios que el tiempo invertido en el ejercicio puede tener para ti.

5.       Rezar- Si no eres fan de la meditación, o si la religión forma parte esencial de tu vida, rezar es siempre una buena idea. Sin embargo, por lo que he leído últimamente hay dos elementos muy importantes que tenemos que tomar en cuenta al rezar. Primero, hazlo con conciencia, con mindfulness, ubícate en el aquí y en el ahora. Di o piensa la oración y obsérvate pronunciando esas palabras. Segundo, y creo que es lo más importante, en lugar de pedirle cosas a Dios, agradece, es indispensable cambiar ese switch. Buscar en tu vida todo aquello por lo que estás agradecido, identificar las cosas buenas en ti y en todo lo que te rodea, es la clave para la felicidad.

6.       Leer- Muy recomendable, no nada más para estar en el momento, ya que leer implica concentrarse al cien por ciento en el texto, sino que también evita pasar mucho tiempo en redes sociales. Si tú haces un análisis de tus horas, seguramente vas a encontrar por lo menos quince minutos perdidos revisando Instagram, Facebook por segunda o tercera vez en el día. Busca un libro con un tema que te interese, una novela histórica, o un BestSeller, dedícale unos minutos al día y verás que los convertirás en tiempo invertido en lugar de tiempo perdido.  Además, si tiene hijos, el que los niños te vean con un libro en lugar del celular, definitivamente es un plus, recuerda que ellos aprenden con el ejemplo.

7.       Actos de caridad- Obviamente lo primero que te viene a la mente cuando escuchas caridad es donaciones en especie o visitas a algún asilo u orfanato. En realidad, la caridad es mucho más sencilla. No necesitas alejarte de tu hogar para ser caritativo, lo que necesitas hacer literalmente es ayudar a tu vecino. Ayuda a la persona que tienes a tu lado, a tu familia, tus vecinos, amigos, o a la persona que te ayuda en el hogar. Además, el apoyo no tiene que ser monetario, las personas necesitan: ser escuchadas, consejos, apoyo con alguna tarea para que puedan tener un respiro, un hombro para llorar, un abrazo. Lo más preciado que le puedes dar a un ser humano es tiempo y amor.

8.       Alimentar tus relaciones- A la mejor estás pensando que este punto está muy relacionado al séptimo, pero no, esta actividad es completamente egoísta, es pensando cien por ciento en ti. Convivir con los seres queridos, realmente pasar tiempo con ellos, estando en el presente, sin pensar en los pendientes o las preocupaciones, es alegría pura. No hay nada más desestresante que reír con amigos o compartir experiencias con gente que realmente te escucha. Recuerda que para ser escuchado hay que escuchar; la comunicación se tiene que dar por las dos vías.

9.       Dormir- Por último, no hay manera de disfrutar momentos en el día si estás agotada. El cuerpo y la mente necesitan un buen descanso diario. El sueño es prioridad.

Espero que esta lista te ayude a encontrar por lo menos un momentito más en tu día de alegría o de paz. Estas actividades son un claro ejemplo de que el dinero no compra la felicidad. Por favor no conviertas la lista en un checklist e intentes palomear todos los puntos. Eso en lugar de traerte alegría, te va a estresar. Mejor, escoge uno, el que más te guste, búscale un ratito de tus horas para aplicarlo, y cuando estés convencido de que funciona y se haya convertido en rutina, agrega otro o dedícale más tiempo a ese. La finalidad es encontrar experiencias significativas de verdadera felicidad, felicidad que se va a reflejar en nosotros y que va a contagiar nuestra vida y la de los que nos rodean.

Share this post
Nació en el Distrito Federal y creció en Cuernavaca. A los 19 años se mudó a Monterrey a estudiar la carrera de Administración Financiera (ITESM 03). Trabajó en Afirme y Banamex, Banca Empresarial, en las áreas de Crédito y Cash Management. En el 2008 se mudó a Miami y fundó la revista DogsAreOk, en donde tuvo la oportunidad de administrar, escribir artículos, realizar entrevistas y eventos. La experiencia de manejar una revista la motivó a estudiar la Maestría en Literatura y Creación Literaria en Casa de la Cultura Lamm. Ha hecho trabajos freelance de escritora. Se considera una persona versátil, práctica y optimista. Le gusta jugar tenis y soccer, nadar, conocer mundos nuevos, sobre todo, las buenas conversaciones con amigos, acompañada de una copa de tinto.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart