Las Tormentas de la Vida

Las Tormentas de la Vida

La diferencia entre las personas a las que les va bien y a las que no les va bien, es como enfrenta las tormentas que llegan a su vida. Las decisiones que tomas en ese momento son claves para salir adelante o caer en pozo del que tal vez no puedas salir.

Todos enfrentamos tormentas en nuestras vidas y viene en una de tres formas, pueden ser físicas, emocionales o espirituales, eso es parte de nuestras vidas y debemos aprender a ajustarnos porque seguirán llegando lo quieras o no, o aprendamos a vivirlas o ellas nos vencerán.

Muchas veces no sabemos enfrentarlas y la pregunta es; ¿si sabemos reaccionar de modo tal que salgamos victoriosos y más fortalecidos a consecuencia de la tempestad?; no debemos perder de vista que puede ser un propósito para salir más fortalecidos, muchas veces son consecuencia de nuestros actos o decisiones que tomamos en esta vida. Y nos pone en situaciones difíciles, pero debemos tener cuidado de a quien le pedimos consejo porque amigos y familiares pueden estar predispuestos y no ser objetivos en lo que estamos viviendo.

También debemos de estar alertas porque una tormenta nos pone en situaciones difíciles que nos reprime nuestra facultad de pensar y actuar con sabiduría, si no sabemos reaccionar bien eso debilita nuestra autoconfianza, lo que sucede es que nos atormentan nuestras emociones y vacilamos entre fortaleza y debilidad, luego comenzamos a culpar personas, pero tampoco ahí está la salida.

Las consecuencias del temor durante las tormentas pueden ser muy devastadoras porque el temor nos inmoviliza, no nos deja pensar y corremos el riesgo de aislarnos y caer en depresión, en ese momento ya eres presa fácil para cometer errores donde te puedes ir hundiendo y no poder salir de esta tormenta que llego a tu vida.

Cuando estés en una situación difícil recuerda que tienes recursos a los cuales acudir como:

  1.  No te des por vencido, tienes que sacar el carácter.
  2.  Recuerda lo que eres, recuerda lo que tienes y que te ha hecho fuerte en el pasado.
  3.  Debemos tener dominio propio que quiere decir una vida disciplinada, ordenada, bajo control que encara dificultades, adversidad, pruebas, problemas, discordia, conflictos o cualquier tormenta que estemos enfrentando. Debemos permanecer firmes e inamovibles.
  4.  Debemos consultar gente que conozca del problema que estemos pasando, alguien con sabiduría para que nos de un buen consejo. Cuando creamos que estamos solos hay que recordar que siempre hay gente buena que nos puede ayudar a salir adelante y con valor.
  5.  No debemos perder la fe y la esperanza de que vendrán tiempos mejores.

2ª de Timoteo 1:7. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart