Perseverance en camino a Marte

Perseverance en camino a Marte

El pasado 30 de julio despegó un potente cohete, el veterano Atlas V, desde Cabo Cañaveral, Florida, iniciando una misión interplanetaria sumamente trascendente para la humanidad: posar en la superficie de Marte el rover Perseverance de la NASA, todo un laboratorio a bordo de un vehículo de una tonelada y seis ruedas.

El cohete Atlas V-541 despega desde Cabo Cañaveral, Florida hacia Marte.

(Fuente)

El cohete

El cohete usado para este lanzamiento fue un Atlas V-541 de la empresa United Launch Alliance (ULA), el contratista confiable y preferido históricamente para misiones interplanetarias.

Esta configuración con 4 cohetes sólidos (el 4 en 541) es una de las más potentes variantes del cohete Atlas V. Ésta puede poner en órbita baja satélites de hasta 17 toneladas y en órbita de transferencia geoestacionaria (GEO) satélites de más de 8 toneladas.

(Fuente)

El rover Perseverance pesa sólo una tonelada, más quizá otro tanto en el módulo de servicio. Sin embargo, esta misión requiere velocidades literalmente fuera de este mundo. Por eso se requiere semejante potencia y desempeño en el cohete.

Como referencia, cuando vamos en un auto a 100 km/h recorremos 27 metros por segundo; es otra manera de representar esa velocidad, en metros por segundo.

Para lograr orbitar la Tierra, a escasos 200 km de altura, se requiere alcanzar una velocidad de 28,000 km/h, lo que equivale a unos 7.6 kilómetros por segundo (km/s). Para poder escapar de la gravedad de la Tierra, para ir a la Luna o a Marte por ejemplo, es necesario incrementar esa velocidad todavía un 45% adicional para superar 40,000 km/h u 11 km/s. Sólo así se logra pasar de una órbita geocéntrica (centrada en la Tierra) a ahora orbitar el Sol en una órbita heliocéntrica (centrada en el Sol).

(Fuente)

El viaje

Una vez que la segunda etapa del cohete, llamada Centaur, inyecta a la nave en la trayectoria hacia Marte, el cohete por fin cumple su misión y se separa de la nave para siempre.

Le tomará a la nave 7 meses para que su trayectoria intercepte la órbita de Marte alrededor del Sol. Durante esos meses, la nave deberá mantenerse viva y salvo, balanceando delicadamente sus temperaturas y el consumo de energía eléctrica.

Durante estos meses, los ingenieros a carga de la navegación harán un par de correcciones en la trayectoria; unos ajustes menores pero importantes para afinar el punto y momento preciso del encuentro con la delgada atmósfera marciana en febrero, 2021.

El ingreso, descenso y aterrizaje

Antes de llegar, el 18 de febrero, 2021, la nave desechará el módulo de servicio que la mantuvo viva durante esta travesía de 7 meses. La nave cuenta con un probado escudo ablativo, que absorbe y disipa el intenso calor producto de la energía con la que nave se encuentra con la atmósfera marciana.

Una vez disipada la mayor parte de la energía frenándose en la delgada atmósfera, la nave desechará el escudo, exponiendo por primera vez al rover, toda vía plegado, dentro de su coraza protectora. La grúa que sostiene al rover se dejará caer de la coraza, encenderá unos pequeños motores y descenderá suavemente al rover a la superficie marciana. Será la segunda vez que se usa este método, después del éxito en 2012 con el rover Curiosity.

(Fuente)

El destino de esta misión es el cráter Jezero, donde de acuerdo con la información que se tiene, corrió abundante agua líquida hace milenios y podría albergar evidencia de vida pasada en Marte.

El rover

El rover Perseverance es una evolución del rover de 2012: Curiosity. Repite lo que funcionó bien, corrige lo que pudo haber funcionado mejor y lleva nuevas herramientas y experimentos.

Este vehículo es energizado por un pequeño reactor nuclear que le proporcionará años de energía constante y confiable para llevar a cabo su misión. Carece de paneles solares y puede funcionar incluso durante las heladas noches marcianas, donde la temperatura desciende normalmente hasta los -96 °C. Este reactor nuclear es también una razón por la que se usa el cohete Atlas V, ya que es tan confiable que está certificado por el gobierno estadounidense para transportar este tipo de combustibles radioactivos.

(Fuente)

Los micrófonos y las cámaras

Uno de los instrumentos más esperados de este vehículo es en realidad un par de micrófonos que nos darán por primera vez genuinas grabaciones de los sonidos en Marte.

El rover lleva un total de 23 cámaras, de las cuales 9 son para ingenería, 7 son para fines científicos y otras 7 documentarán el ingreso, descenso y aterrizaje, incluyendo video.

(Fuente)

Nunca se ha documentado de esta manera la llegada a otro cuerpo celeste.

(Fuente)

El helicóptero Ingeniuity

De último momento, la NASA accedió a permitir llevar un innovador experimento adicional a Marte. Ingenuity es un pequeño helicóptero de aproximadamente 1 kilogramo que intentará hacer el primer vuelo controlado en otro planeta, elevándose de manera autónoma en la delgada atmósfera marciana haciendo girar sus hélices a 8,000 revoluciones por minuto para poder adelantarse al rover, tomar fotos de la ruta planeada y ayudarlo a optimizar la ruta y evitar obstáculos.

(Video del helicóptero en .mp4)

Las muestras

Esta misión incluye un toque de esperanza e incertidumbre. Esperanza porque preparará muestras de suelo marciano para un eventual regreso a Tierra, pero incertidumbre porque aún no se define ni resuelve esa parte de traer las muestras a Tierra para su análisis.

Para recolectar las muestras, Perseverance lleva un taladro o barreno especial que le permite tomar muestras de puntos cuidadosamente elegidos para su análisis. Con la ayuda de su brazo robótico, el rover después coloca la muestra en un recipiente especialmente diseñado para este fin y lo deposita directamente en la superficie marciana para una futura recolección en una eventual misión que pueda, con un cohete pequeño, lanzar dichas muestras a órbita marciana, donde otra nave las tomaría y traería de vuelta a la Tierra.

Es un proyecto muy ambicioso y con muchas incógnitas, que quizá en algunos lustros o décadas nos permitan tener auténticas muestras de suelo marciano traídas por la humanidad, ya que debo aclarar que algunos de los meteoritos encontrados en la Tierra sabemos vienen de Marte, pero por violentas colisiones hace milenios.

Los nombres

Por último, esta misión tiene un ingrediente especial que conecta con la gente. Y no me refiero a los científicos involucrados en su diseño, construcción y lanzamiento, sino con todos y cada uno de nosotros.

Uno de los objetivos de los programas espaciales en todos los países es acercar a la gente al espacio. En esta ocasión, los ingenieros del laboratorio de propulsión a chorro (JPL, por sus siglas en inglés) lanzaron una convocatoria abierta para que cualquier persona de cualquier rincón del mundo pudiera enviar su nombre a Marte, grabado en tres pequeños chips a bordo de Perseverance.

En total, el rover lleva los nombres de 10.9 millones de humanos que comparten ese sueño de explorar otros planetas.

(Fuente)

Entre esos 10.9 millones de nombres, va el mío:

(Fuente)

7

Share this post
Rodrigo nació en el Distrito Federal y creció en Monterrey. Ha estudiado y trabajado también en Guadalajara, Alemania, Francia y EEUU. Habla francés, italiano y alemán desde los 18 años y es ingeniero industrial y de sistemas (ITESM ’04). Tiene dos posgrados: una Maestría en Innovación Empresarial y Tecnológica (ITESM ’13) y un Master of Science Entrepreneurship and Innovation for a Sustainable World (SKEMA ’13) obtenido en Francia. Ha emprendido 5+ negocios desde que tenía 15 años. Algunos fueron exitosos y otros le dejaron importantes lecciones. Colabora en VIFIN desde 2018; en la iniciativa privada trabajó para CEMEX México, Grupo Xignux (PROLEC-GE, Viakable y Qualtia) y EducarUno. En Xignux aprendió pensamiento esbelto (TPS) y aplica esas herramientas en toda actividad posible. Fue servidor público en la Agencia Espacial Mexicana (AEM) como Gerente de Desarrollo de Sistemas Espaciales, donde participó en el desarrollo de los primeros nanosatélites 100% mexicanos, la construcción en Zacatecas del primer Centro Regional de Desarrollo Espacial y fue miembro del Comité Técnico en Materia de Espectro Radioeléctrico (CTER) en el IFT. Le apasiona la exploración espacial, las energías renovables y el uso de tecnología para mejorar la calidad de vida y hacer un impacto positivo en el medio ambiente y en México. Practica el snowboard y le gusta la fotografía, el cine, leer, cocinar y viajar. Se ha aventado 2 veces con paracaídas desde un avión.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart