Un Reino dividido no puede prosperar

Un Reino dividido no puede prosperar

Muchas veces pensamos que el enemigo está fuera de casa o fuera de nuestro país, pocas veces pensamos que estamos durmiendo con el enemigo, una estrofa del Himno Nacional Mexicano dice: “Mas si osare un extraño enemigo, profanar con sus plantas tu suelo, piensa, oh patria querida, que el cielo un soldado en cada hijo te dio”, se refería a que si un país nos invadía teníamos que defenderlo todos los mexicanos unidos.

El problema viene cuando hay un líder poseído por espíritus malignos y emplean la frase atribuida al dictador y emperador romano Julio Cesar “Divide y vencerás”, su plan consiste en indisponernos a los unos contra otros, con ello tratan de desviar nuestra atención de la nube de miseria y podedumbre que los envuelva.

El verdadero líder que todos queremos y necesitamos es el que busca un solo cuerpo, que se parte a si mismo como el pan en la cena para cuando ve a todos juntos y el gozo que te produce esa visión, eres capaz de soportar el peso de llevar el liderazgo; se debe tener la capacidad de juntar mucha gente de diferentes culturas, razas, posición económica para hacer un solo pueblo.

Cuando el líder ve por el bien común de todos los ciudadanos de un país, no habrá división porque él se partiría y pelearía para tener la unidad, se tiene que hablar, pedir, dar; el líder debe hacer mucho esfuerzo para tener la unidad y ser un mismo cuerpo.

Nadie quiere un líder político que sea una persona indigna. El hombre inicuo es el que anda con boca perversa, continuamente trama el mal, siembra discordia, con la boca destruye a su prójimo, la lengua mentirosa es abominación para todos; por eso debemos tratar a las personas como queremos que nos traten.

Debemos vivir en armonía y estar unidos para alcanzar un mismo propósito que es el bienestar para todos.

Marcos 3;24 Si un reino está dividido contra si mismo,

tal reino no puede permanecer

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart