CRÉDITOS EMPRESARIALES

CRÉDITOS EMPRESARIALES

En nuestro país, las empresas productivas cumplen con una función que va desde la distribución de servicios y productos a nivel local, hasta la consolidación en mercados nacionales e internacionales. Estas empresas en la economía mexicana juegan un papel muy importante, pero ya sean micro, pequeñas o medianas empresas, generalmente enfrentan también un reto para su crecimiento y es el de mantener un flujo de liquidez adecuado para su operación, Muchas veces esto se logra a través de créditos empresariales que no siempre están al alcance de todos.

El hecho de obtener un crédito del sector bancario es uno de los principales retos para cientos de negocios en la actualidad. Según sea el caso, las empresas podrán entonces obtener dinero de distintas maneras como la renta o venta de activos, el crédito de proveedores, patrocinios o créditos empresariales. Estas alternativas que se conocen como de financiamiento no bancario representan grandes áreas de oportunidad incluso para el desarrollo en términos profesionales, de planeación y logística de la empresa. No obstante, la recomendación es siempre acudir al financiamiento emitido por una empresa debidamente constituida y que ofrezca un contrato competitivo frente a la opción de la banca comercial.

EN QUÉ CONSISTE EL CRÉDITO EMPRESARIAL

Un crédito puede funcionar para cubrir cualquier tipo de necesidad que tenga la empresa ya sea expandirse, poder pagar a sus colaboradores, pagar a proveedores, liquidar la adquisición de activos, etcétera. Generalmente, este tipo de financiamiento se ajusta a las necesidades de cualquier negocio sin importar el sector. Los créditos pueden ser emitidos por la banca comercial o por distintos bancos de desarrollo en el mundo y, en el caso de México, pueden correr por cuenta de empresas autorizadas para hacerlo como las denominadas Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, SOFOM.

Es importante considerar que estas SOFOMES, deberán estar debidamente constituidas y deben contar con un registro vigente ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (CONDUSEF) y operar de acuerdo con lo estipulado en la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares de Crédito. Las SOFOMES otorgan distintos tipos de crédito con los cuáles una empresa tiene la posibilidad de llevar a cabo todos sus planes. Las financieras otorgan créditos de factoraje, simples, de nómina, revolventes y un largo etcétera.

Lo más importante que una empresa tiene que considerar a la hora de contratar un crédito es tener un plan de acción para la utilización de este. Si un negocio es respetable y cuenta con planes para poder llevar a cabo el cumplimiento de sus objetivos, será mucho más fácil contemplar la contratación de un financiamiento de esta naturaleza. La empresa debe tener siempre en cuenta que los recursos que te dan terceros son una deuda. Es dinero que te prestan con la expectativa de recuperarlo en el futuro más beneficios adicionales por haberlo prestado: los intereses. De esta manera es sumamente importante que se identifique cómo funciona el crédito que se está por contratar y cómo se va a poder liquidar.

Antes de solicitar un crédito, no está por de más que la empresa se haga una serie de preguntas que le permitan identificar la utilidad o no del crédito. Debemos preguntarnos para qué se necesita el crédito. Generalmente los negocios toman esta decisión para poder mantener liquidez o a fin de progresar, hacer innovaciones, crear y crecer. Por los cual es de suma importancia identificar las metas relacionadas directamente con el éxito del plan que tengamos para el negocio.

También se debe saber con quién se va a solicitar el crédito, ya que no se puede confiar el destino de la empresa a cualquier institución financiera. Se deben de analizar todas las opciones posibles antes de cerrar cualquier contrato con una financiera. La CONDUSEF a través del Buró de Entidades Financieras cuenta con un Catálogo Nacional de Productos y Servicios en el cual se pueden comparar precios y tasas de interés de distintas financieras que existen en el mercado. Además, hay calificaciones por producto ofertado o por el tipo y nivel de atención que se brinda ante las quejas presentadas por usuarios.

También se debe de considerar lo siguiente:

·         Tasa de interés: Aunque regularmente son más altas que las que ofrecen los créditos bancarios, la SOFOMES son también más flexibles ya que conocen la naturaleza de los negocios, sobre todos los que se manejan en el mismo sector financiero que ellas.

·         Garantías: Poner en prenda una propiedad de la empresa puede hacerla producir activos en lugar de representar un pasivo, las instituciones financieras debidamente constituidas y reguladas pueden brindar créditos para continuar los proyectos con un crédito de garantía hipotecaria. De esta forma, contar con una propiedad puede convertirse en un as bajo la manga a la hora de solicitar un crédito. Mientras no se deje de pagar la deuda, la propiedad no estará en riesgo.

·         Cobranza: La mejor forma de evitar este problema es pagando a tiempo un crédito. Si tu empresa no está al corriente lo más probable es que empiece a recibir notificaciones para averiguar su estado actual.

·         Buró de crédito: Es obligación de cada negocio mantener un buen historial crediticio a fin de que, llegado el momento, no se encuentren obstáculos cuando se solicite un préstamo empresarial.

·         Aprobación: En caso de que se esté buscando la aprobación de un préstamo para financiar a la compañía es necesario tener a la mano toda la documentación como el acta constitutiva de la empresa, estados de cuenta bancarios, información de otros créditos contratados y documentos que acrediten la identidad de los socios o apoderados del negocio. Contando con estos documentos la aprobación puede ser bastante ágil.

Es necesario desaparecer algunos mitos sobre los préstamos empresariales, ya que regularmente se dice que cualquier crédito tiene tasas de interés muy elevadas que terminan por llevar a la quiebra un negocio. Lo cierto es que las instituciones financieras y los bancos fijan tasas que les permiten mantener la operatividad de cada negocio, ya que el fin no es acabar con las empresas. Actualmente las financieras ponen otras condiciones que pueden ser mucho más importantes a la hora de analizar la solicitud de un crédito. Por ejemplo, pueden evaluar el desempeño con otras instituciones crediticias como bancos o SOFOMES, o bien evaluar la capacidad de pago de cada empresa con ejercicios de riesgos. En resumen, se trata de que después de que se haya evaluado un negocio y de que se haya determinado con base en los planes futuros, la necesidad de obtener un crédito, se demuestre a través de la rentabilidad, capacidad de pago a empleados y proveedores y números confiables en los estados financieros, la posibilidad de acceder a un préstamo así como el destino del mismo. Transparentando esto, el camino para obtener el crédito empresarial para nuestra empresa será siempre más fácil.

Share this post
Profesionista con amplia experiencia laborando dentro de las áreas contables, administrativas y financieras; desarrollándome principalmente en Grupos Corporativos, liderando Dirección de Finanzas y Gerencia Corporativa de Tesorería, fungiendo como responsable de optimizar los recursos económicos y financieros así como de analizar, definir y dirigir los excedentes de efectivo y financiamientos requeridos para las empresas de los grupos en que he laborado, trato directo y relación con instituciones financieras para determinar los instrumentos de inversión, financiamiento y coberturas cambiarias, así como el análisis de proyectos de inversión, análisis de riesgos, captación de recursos, y contratación de líneas de crédito y tramites notariales. Teniendo bajo mi responsabilidad los departamentos de contabilidad, tesorería, cuentas por pagar y crédito y cobranzas.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart