PERSPECTIVA ECONÓMICA PARA 2021

PERSPECTIVA ECONÓMICA PARA 2021

¿Cuál podría ser la perspectiva en materia económica para el 2021? Trataré de analizar de un modo muy práctico y sencillo desde mi punto de vista cómo nos puede pintar este 2021, después de venir de un año 2020 en donde en materia económica a México no le fue nada bien, y no solamente México, sino como ya sabemos, fue un tema mundial de una recesión global que ha implicado que el 94% de los de los países se vean involucrados en esta recesión, el 2021 presenta un año que tendrá claroscuros en esencia, por lo que se prevé que tendrá un crecimiento económico de entre 3.5 y quizás hasta 4% , por un lado motivado por la reactivación de las exportaciones sobre todo de las que van al mercado de los Estados Unidos, sin embargo, aunque esto para la economía mexicana tendrá cierto grado de recuperación,  habrá afectaciones que no se van a poder resarcir, como por ejemplo las que se presentaron en el mercado laboral.

El gobierno mexicano ha manifestado la pérdida de casi  650 mil empleos durante el 2020, y esa pérdida me parece que prevalecerá todavía durante los primeros meses de este 2021, y de igual forma el cierre de empresas que se contabilizó por parte de INEGI, es de casi un millón de empresas, por lo que esto se puede resumir en que habrá dificultades para aumentar la inversión y por consiguiente, la propia generación de empleo;  esto obligará al gobierno a plantear la necesidad de hacer algunos cambios en la estrategia de política económica, si es que se quiere acelerar la recuperación.

¿Qué tanto pueden afectar estos ajustes a la población en general? Pues, para empezar, aunque se manifestó que no habrá aumentos, sólo “ajustes inflacionarios”, el incremento en la gasolina del 3.33% en la cuota del IEPS a partir de este enero 2021, definitivamente repercutirán en los bolsillos de los ciudadanos, ya que como sabemos este aumento es una cadena que se traslada para todo el sector económico y la cadena de suministros y de consumo, pues, para empezar, esto repercute en el traslado de alimentos. Por lo que considero que para los meses de enero y febrero 2021, el poder adquisitivo y la economía se enfrentarán a una cuesta de enero mucho más difícil que la que se ha tenido en años anteriores, casi podríamos compararla con la de 1995, en donde se afrontó la crisis del llamado efecto tequila, y en donde se tuvo la combinación de pérdidas de empleos, al aumento de tasas de interés en créditos en general, y un aumento inflacionario en todos los bienes de consumo y servicios básicos. Aunado a todo esto, el confinamiento de la economía, sobre todo en las entidades que aún continúan en semáforo rojo no ha terminado, es decir el elemento subyacente que causó la recesión en el año pasado sigue presente, entonces propiamente todavía faltan algunos meses para poder superar estas causas de recesión, y esta cuesta de enero creo yo,  pudiera estar prolongándose por lo menos durante los primeros seis meses del año, y en ese sentido, lo que se pediría  hacer a las autoridades, es escuchar el llamado de los últimos meses de los empresarios de diversos sectores, donde se pide el apoyo por parte del gobierno para poder resurgir, para que a partir de esto, se impulse la economía,  y que no nos pegue tanto a todo el país. Hay elementos básicos sobre los que se tendrá que trabajar, como la creación de empleo y para que ello ocurra necesitamos inversión, y el elemento que puede favorecer la inversión es la confianza; para eso se necesita, mayor diálogo entre el sector público y el sector privado; estos acuerdos debieran estar dirigidos a promover la inversión en sectores como el energético, pero también en sectores estratégicos que son capaces de acelerar el crecimiento de la economía, como, por ejemplo, todos aquellos que están vinculados con la exportación y en donde México debiera tener la capacidad de poder sustituir a los países que ahorita están surtiendo a los Estados Unidos, es decir, tener acuerdos que vayan vinculados con la manufactura, y fortalecer la construcción, sería el otro elemento fundamental, y todo esto no debiera pasar de los meses de enero y febrero, todo esto para que se genere certidumbre de confianza para promover la inversión,  que es la única manera para reactivar el empleo formal que permita revertir la afectación que sufre  actualmente nuestra economía.

Por otro lado, a nivel internacional, esperemos que la llegada del nuevo gobierno de los Estados Unidos, mantenga la tranquilidad en el tipo de cambio, que las transnacionales sigan efectuando movimientos de flujo de caja, aunado a que con la llegada de las vacunas y la inserción de nuevos laboratorios buscando la generación de estas, regresa la confianza de la inversión y ya no haya necesidad de confinamiento. Si regresemos a la movilidad, esto definitivamente provocará un repunte en materia económica, esto inicialmente puede empezar a darse por las compras que están haciendo los gobiernos internacionales de millones de dosis de vacunas a nivel global, liderada por los grandes países avanzados, obviamente México ya también empezó a surtirse y mantiene ya pedidos contratados a futuro; lo que también está derivando en que se han iniciado los procesos de vacunación masiva en distintos países del mundo, lo que a también ya está repercutiendo positivamente en los mercados financieros a nivel mundial.

Para el sector empresarial, también será un reto mantener un blindaje empresarial, respecto a esto, un antiguo director de la empresa Mexichem, una de las empresas que ha crecido en época de crisis, Ricardo Gutiérrez, comentaba que en cualquier negocio es necesario tener un balance que te permita contar con suficiente liquidez para absorber cualquier situación de crisis o aprovechar alguna nueva oportunidad negocio, el balance tiene que ser a prueba de balas y garantizar el flujo de efectivo, mientras se cuente con un capital robusto y de calidad suficiente, y liquidez para tener un horizonte de supervivencia para aguantar los embates de las crisis y unos niveles de apalancamiento sensatos, lo que venga no debe ser nada radicalmente perjudicial en detrimento de la empresa. La liquidez sigue siendo esencial para las empresas, las empresas con reservas de efectivo y acceso al crédito estarán en mejores condiciones de soportar un período prolongado de ingresos más débiles y de quiebras masivas, que puede ser un escenario extremo para este 2021.

Share this post
Profesionista con amplia experiencia laborando dentro de las áreas contables, administrativas y financieras; desarrollándome principalmente en Grupos Corporativos, liderando Dirección de Finanzas y Gerencia Corporativa de Tesorería, fungiendo como responsable de optimizar los recursos económicos y financieros así como de analizar, definir y dirigir los excedentes de efectivo y financiamientos requeridos para las empresas de los grupos en que he laborado, trato directo y relación con instituciones financieras para determinar los instrumentos de inversión, financiamiento y coberturas cambiarias, así como el análisis de proyectos de inversión, análisis de riesgos, captación de recursos, y contratación de líneas de crédito y tramites notariales. Teniendo bajo mi responsabilidad los departamentos de contabilidad, tesorería, cuentas por pagar y crédito y cobranzas.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart